La continua exposición de las contraventanas a la intemperie hace que la madera se estropee y envejezca más rápidamente.